Sobre cómo la evasión nivela para abajo

Existen diversas razones por las que las personas deciden no pagar impuestos. Muchas de ellas son válidas desde el punto de vista de reclamos social por ver retribuido, en obras de infraestructura o en servicios sociales, el dinero que se le exige a los ciudadanos. No obstante, lo cierto es que al no pagar se incurre en una conducta ilegal y que produce efectos negativos en la sociedad; ello se debe a que hay un efecto de contagio peligroso en la evasión impositiva (más allá de las consecuencias legales).

Cualquier negocio que vende un producto o provee un servicio, debe fijar el precio del mismo. Para hacerlo se tienen en cuenta la estructura de costos (principalmente el alquiler, los servicios, los sueldos y los insumos) y la expectativa de ganancias. Los impuestos son entonces un componente no menor del primer grupo, por lo que cualquier modificación en ellos produce una variación considerable en el precio (a excepción de que el comerciante esté dispuesto a variar su expectativa de ganancia).

Permítaseme un ejemplo simplista, en una ciudad con solo dos panaderías, de similar calidad, las personas eligen por tres razones principales: ubicación, tipo de pan y precio. Si todo funciona normalmente, se elegirá por ubicación y tipo de pan, ya que los costos debieran de ser similares. Dentro de la legalidad, ambos panaderos solo pueden modificar lo anterior variando el precio del pan al reducir sus ganancias; pero si uno de los dos panaderos decide dejar de pagar impuestos, esto produce una baja notable del precio, que solo puede ser equiparada por la otra panadería, evadiendo también ésta los impuestos.

La evasión de un comerciante le “exige” que los demás comerciantes también evadan, si es que quieren seguir siendo competitivos.

A su vez, retormar la situación inicial es sumamente complicado. Es decir, si se dejó de pagar impuestos por una razón puntual, una vez producido el efecto contagio, es difícil volver atrás, ya que la re-incorporación de los impuestos en la estructura de costos no se contagia, porque nadie quiere aumentar sus precios o reducir su ganancia.

Las razones por las que se deja de pagar impuestos pueden ser válidas (no legales pero sí válidas), pero se debe asumir la responsabilidad ética de que al hacerlo siempre se están generando externalidades negativas sobre la sociedad y que son difíciles luego de revertir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s