Arruinando Naciones Unidas: del General Kofi Annan al Secretario Ban Ki-Moon

Es necesario empezar aclarando que he trabajado cinco años dentro de Naciones Unidas (entre 2007 y 2012) y que defiendo la labor que dicha organización realiza en los más variados campos, que se extienden mucho más allá del mantenimiento de la paz. Dicho ello, me entristece enormemente ver cómo la falta de carácter y liderazgo, fundamentalmente desde el Secretario General actual, han hecho caer tan estrepitosamente el prestigio de la organización, lo cual se ve plasmado en el desencanto y agresividad hacia las sedes y el personal.

Esta semana, en el contexto de la ofensiva israelí sobre la Franja de Gaza, se produjo el bombardeo de una de las 100 escuelas que las Naciones Unidas tenían habilitadas como refugio para los desplazados, ocasionando muertes tanto de civiles como de personal de la organización. Naciones Unidas trabaja ahora, al igual que en el pasado, en zonas peligrosas donde los riesgos son altos, por ello no debiera sorprendernos que este tipo de hechos se diesen ocasionalmente.

El problema es que hasta la llegada de Ban Ki-Moon se había producido un solo atentando (además del “fuego amigo” de Israel sobre la misión en Líbano) y desde entonces han proliferado de manera alarmante.

Los atentados son inaceptable pero no inexplicable, la mayoría de ellos ocurren no porque la misión de Naciones Unidas no esté cumpliendo con su cometido o esté atacando a la población, poco en realidad tienen que ver las misiones como causantes del flagelo que sufren. El problema viene desde arriba, desde una dirección que ha perdido el norte y que acepta como propias las directivas que se le imponen.

No desconozco que el rol de un Secretario General no es el de un presidente, el poder de decisión con que se cuenta no es el mismo, ya que la última palabra se encuentra  en la boca de los Estados Permanentes del Consejo de Seguridad (para los temas relacionados con el mantenimiento de la paz), pero que se deba cumplir con ciertas obligaciones no quiere decir que se deban dejar de lado los valores de la Carta de Naciones Unidas y el fin que la misma buscaba. Bajo la mayoría de los anteriores Secretarios Generales, la organización había tenido una personalidad propia, una capacidad de destacarse como alternativa. Cuando en 2004 los Estados Unidos deciden invadir Iraq y piden la autorización a las Naciones Unidas, Kofi Annan no se movió de su posición respecto a que la guerra era ilegal, algo que mantiene hasta el día de hoy, considerando que el no haber podido evitarla fue su peor momento.

En aquel entonces Naciones Unidas era una entidad aparte, era una organización de Estados con un Secretario General que mostraba voluntad e intención de perseguir los valores de la Carta fundacional de la institución. Ban Ki-Moon es otra historia!

Si actualmente se hiciese una encuesta universal sobre la diferencia entre Naciones Unidas y Estados Unidos, pocos podrían responderla. Es cierto que Rusia también ha alzado su voz en mas de una oportunidad dentro del Consejo de Seguridad para imponer sus propios intereses o para bloquear los estadounidense, pero en cualquier caso lo que se observa es eso: o priman los intereses de Estados Unidos o lo hacen los de Rusia o quizás China. En dicha dinámica, atacar oficinas de las Naciones Unidas es hacer una declaración, emitir un voto de descontento hacia uno de esos países o simplemente alzar los hombros y preguntar al viento ¿a quién le importa que sea un refugio, está en mi zona de guerra?

Este no es solo un momento trágico, es también triste y desolador! Naciones Unidas nunca fue la Paz Perpetua de Kant, pero era lo mejor que teníamos. No se trataba del paraíso terrenal, pero era un faro de esperanza de que había valores que podía prevalecer, que podían decir NO. Eso hoy ya no existe y el atentado en Gaza es una triste prueba de ello.

¿Quiere esto decir que la organización ya no sirve? NO. Primero porque su labor en muchos otros campos es de suma importancia, necesaria y tenemos que aprender a valorarla; pero también tenemos que tener esperanza en que así como la situación a empeorado tanto en los últimos 7 años, la tendencia puede volver a revertirse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s