Pedófilos allá, pero acá… demócratas!

El tema de la pedofilia ha aumentado su presencia en la prensa y discusiones cotidianas de manera estrepitosa. Todavía no sabemos (o no sé) si se debe al triste aumento de esta práctica o al afortunado amparo que sus víctimas encuentran en la sociedad y que ahora les permite ganar la confianza para denunciarlo. Sea como fuese, ahora estamos dándonos cuenta de que es un problema más grande de lo que creías.

No voy a hablar acá del acto en si ni de sus actores, pero sí del doble estándar desde el que se habla.

Durante esta semana se ha repetido en varios medios de comunicación, que Iraq puede convertirse en el primer país en legalizar la práctica de la pedofília, al autorizar por ley los matrimonios entre adultos y niñas, las cuales estarían forzadas a tener relaciones con su cónyuges. Esta noticia alarmó no solo a las organizaciones de protección de los derechos del niño, pero también a muchos de los gobiernos del Occidente “moderno y civilizado”.

Lo que sorprende acá no es que existan cientos de casos de pedofilia en occidente, personas perturbadas hay en todos lados. El problema es que aquí, del lado “civilizado” del mundo, también hemos considerado legalizarlo, no para respetar valores pseudo culturales como en India, Etiopía, Nepal, Iraq y otros tantos, pero para respetar nuestra idea de democracia.

El Partido del Amor Fraternal, la Libertad y la Diversidad (PNVD) es un movimiento holandés a favor de la pedofilia y es una realidad occidental que muestra este doble estándar.

No quiero entrar en la discusión sobre si los pedófilos debieran o no tener el derecho a expresar su opinión en una sociedad democrática (particularmente me inclino por el no, pero ese es otro debate), lo que quiero resaltar es lo hipócrita del discurso por detrás: si en Iraq quieren votar la ley es un escándalo, pero si en los Países Bajos quieren tener un partido, que de ser mayoría aprobaría la misma ley, entonces es democracia!

Esto no solo resulta grave por el acto que se estaría avalando, pero también porque se utiliza el principio democrático como justificativo absoluto, al igual que en otros países se usan criterios pseudo culturales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s