En política se empieza joven, se termina viejo y se acumulan contradicciones

Las personas realmente involucradas en la actividad política suelen iniciar su camino a una temprana edad (me refiero a los veinte y treinta años), y terminarla cada vez más tarde (ochenta y hasta noventa años), es decir que pueden llegar a estar bajo el escrutinio público por setenta años! En un mundo de prácticas e ideas cambiantes, las probabilidades de incongruencias son exponenciales.

El problema no es contradecirse a si mismo, el problema es insistir en la mentira de una congruencia que no es sostenible.

Muchos de nosotros hemos oído hablar del despertar de los estudiantes en Chile y de los reclamos que los mismos han hecho -y continúan haciendo- en pos de una educación accesible y de calidad. Como en toda organización social, existen referentes, líderes por opción o elección, abanderados de las causas. Algunos de quienes elevaron su voz en Chile se destacaron y se convirtieron en referencia internacional, Camila Vallejo fue una de ellas, sino la más importante en materia de declaraciones y prensa. Se le dieron espacios y su carisma y buena retórica hicieron de ella una persona influyente, que poco a poco se involucró cada vez más en lo político y en la política.

Actualmente Camila Vallejo es candidata a diputada, y como todo político se enfrenta a las críticas de sus contrincantes, algo que ya había hecho como dirigente estudiantil. El problema es que ahora se le criticó su consecuencia política, debido a que habiendo indicado públicamente que jamás apoyaría a Michelle Bachelet, tiempo después unió filas con la ex Presidenta y comenzó a hacer campaña con ella. Esto sorprendió a muchos, pero no debió de hacerlo, es normal que existan contradicciones en todas las carreras políticas.

El tema pasa por cómo asumir dichas contradicciones?

Casi todas (estuve a punto de escribir todas) las carreras políticas tienen contradicciones internas, es algo lógico, es parte del aprendizaje, de la ideología cambiante, del mundo cambiante en que vivimos. Se puede aprender de los errores, de las alianzas equivocadas y de las críticas sin sentido. Lo que en realidad sorprende es que muchos de estos personajes políticos insisten en negar la existencia, conocida públicamente, de sus contradicciones.

Así nos encontramos con muchos políticos en Argentina diciendo que jamás estuvieron con Carlos Menem, cuando la prensa tienen decenas de notas y videos en que la persona expresa su apoyo al ex Presidente. De la misma manera, vemos como Vallejo insiste en negar haber dicho que jamás haría campaña para Bachelet, cuando los diarios tienen material periodístico que la contradice.

Es como si existiese una necesidad de negar la existencia de las contradicciones, a mi juicio es más simple decir “efectivamente yo apoyé a esa persona, pero me equivoqué”, que insistir en negar un hecho constatable. No solo las declaraciones no revierten el pensar popular, pero muchas veces incrementan el problema, ya que las personas se dan cuenta de que se les está mintiendo a la cara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s