Sobresimplificación de ideas

Argentina y Chile se encuentran en períodos electorales, estas turbulentas épocas que se repiten mecánicamente en los países, son claramente distinguibles por el incremento en la movilización de personas, la gran expansión de la propaganda política y los constantes ataques entre los candidatos. Es en la propaganda, y más específicamente en las propuestas, donde se producen la mayor cantidad de falacias y sobresimplificaciones, que atentan contra el entendimiento público de la realidad política y económica.

Simplifican un fenómeno para hacerlo más fácil y sensible para el público, sin explicarle las ramificaciones de las consecuencias.

Es cierto que una campaña política no puede consistir en largos textos con académico rigor metodológico, pero no es menos cierto que dar una falsa idea sobre los efectos de un programa político, es muy peligroso, debido a que induce al voto popular bajo premisas falsas.

Pongamos un ejemplo claro: El candidato A anuncia “los salarios ya no alcanzan para cubrir el costo de vida, por ello vamos a reducir el IVA al 10% para todos los bienes!”. Suena estupendo y muchas personas pensarán que es una gran idea que les cobren menos y que entonces el sueldo rinda mas. Lo que el candidato omite es que dicha reducción merma los ingresos del Estado, entonces tendrá menos recursos para hospitales y escuelas (por poner un ejemplo y sacando de la ecuación la corrupción); a la vez que no soluciona el problema del incremento en el costo de vida.

El candidato B le advierte de ésto al público tratando de negligente al candidato A y declarando que él no solo bajará el IVA al 10%, sino que para compensarlo subirá la carga impositiva de las empresas al %45. Ahora la gente está todavía más contenta: el sueldo va a rendirles más, y se castigará a las viles empresas, que son las que ganan plata a costa de ellos. Nuevamente el candidato omite que un incremento en la carga impositiva de las empresas, es traducido como un desincentivo a la inversión en el país y como un incentivo al incremento de los precios, por lo que el costo de vida vuelve a subir.

Lo anterior no quiere decir que no se pueda hacer nada, y mucho menos que se deban dar todas las explicaciones y posibles ramificaciones de las medidas propuestas. Pero si es necesario que los programas de gobierno se presenten como un todo y traten con respeto a su electorado, explicando cómo van a gobernar, y no simplemente proponiendo medidas populistas que rara vez serán incrementadas.

Por último, es cierto que los candidatos no tienen ningún incentivo para dar explicaciones, la sobresimplificación les ha funcionado muy bien y lo seguirá haciendo. La explicación de éstos procesos, el rol de control debe recaer sobre la prensa especializada y seria, que es quien debe investigar y proponer las preguntas, informando a los ciudadanos de la veracidad de las propuestas, y no simplemente retransmitiendo lo dicho. Pero si debemos ir un poco más lejos: la prensa es un negocio, que venden lo que su clientela compra, somos los ciudadanos los que tenemos que exigir explicaciones e información seria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s