Hipersensibilidad moderna

Es indiscutible que como sociedades tenemos grandes deudas respecto a grupos tanto dentro como fuera de nuestra sociedad. Estas se han generado a lo largo del tiempo, ya sea en materia de discriminación (sexo, raza y orientación sexual, entre los principales motivos), de omisión (siendo los ancianos y enfermos los más afectados), o de abuso (donde las heridas más sangrantes continúan siendo la trata de personas, la violencia intrafamiliar y el abuso infantil). No es menos cierto que, como sociedades, hemos empezado a hacernos cargo de éstas falencias, no tanto por autocrítica y madurez sino porque otras personas nos han abierto los ojos, y con ello comenzamos un caminos de sensibilizarnos respecto del peso de nuestras palabras y acciones; empezamos, tibiamente, a respetar.

La sensibilidad que dicho aprendizaje acarreó es fundamental para nuestra vida en sociedad, pero estamos entrando en una vorágine de hipersensibilidad que muchas veces nos aliena el sentido del humor y nos impone una carga innecesaria.

Por carga innecesaria no me refiero a la condena que efectivamente ameritan los actos que en el pasado quedaban impunes; de lo que hablo es de cómo actualmente nos hemos condicionado para entender la peor versión de lo que tenemos en frente: si puede ser malo, lo es! No hay lugar para el doble sentido bien entendido, la metáfora tiene que ser explicada, de lo contrario es mal vista. Pongo un ejemplo: en los años 90 surgió en Argentina un grupo de música pop denominado Macaferri y Asociados que tuvo 2 álbumes, se hicieron conocidos principalmente por 2 canciones, siendo una de ellas (creo que hasta ahora) una especie de clásico que marcó a quienes en esa época eramos chicos, estamos hablando de “El oficio de ser mamá“. Para quienes no la conocen (o recuerdan) el tema es una especie de metáfora (ligera, simple, pero metáfora al fin) de cómo nos sentimos cuando empezamos una relación, cómo nos enamoramos y creemos que podemos hacer todo. Para ello el grupo utiliza como protagonistas de la historia a una niña de 4 y un niño de 5 años que se enamoran y pasan por todas las etapas, hasta que deciden huir debido a que ella ha sido madre. Cuando escuchábamos esta canción allá por los noventa, nadie le daba importancia al hecho de que fuesen niños, la metáfora era clara: nos sentimos y actuamos como nenes, aún sin serlo. La gente se centraba en lo cómico de la historia, sin importar que los protagonistas ficticios fuesen niños. Actualmente esto choca, y el tema probablemente sería foco de grandes ataques, porque sin lastimar la sensibilidad que hemos ganado, toca los nervios de la hipersensibilidad moderna, que ahora mira a los protagonistas, sin dar lugar a la metáfora ni a la historia.

Por sentido del humor no me refiero a los chistes ofensivos, hago más bien alusión al sarcasmo que, en búsqueda de ser crítico de la sociedad, es a priori tildado de insensible. Aprovechando que ya introduje a MyA voy a usar de ejemplo otra de sus canciones, en este caso “Amor gitano“. La canción es el relato de un misógino que se encuentra preso por haber asesinado no a una, sino a varias mujeres; el protagonista relata de manera “graciosa” sus crímenes, asegurando que confía en la abogada que lo va a sacar, y que una vez libre va a seguir igual, debido a que no se arrepiente, a que “matar es mi forma de amar”. Nuevamente, la canción está escrita en código sarcástico, buscando hacer una canción pop que critique, con un humor muy negro, este tipo de actitudes sociales. En su momento se entendió a la canción de esa forma y, con un ritmo “gitano” pegadizo, era escuchada. Actualmente el tema es una ofensa brutal a la hipersensibilidad moderna. Dejamos de ver la intención de crítica que se ubicaba detrás y comenzamos a centrarnos en el contenido palabra por palabra, sin contexto, sin apreciación de la intencionalidad.

Soy un firme defensor de una sociedad sensible a sus miembros, a sus diferencias internas y al respeto que nos debemos. Pero creo que tenemos que andar con cuidado, para que este movimiento hacia una sociedad mejor, no nos haga perder nuestra capacidad de crítica humorística, de sarcasmo, y de charla inocente.

Anuncios

Un comentario el “Hipersensibilidad moderna

  1. […] “hipersensibilizado” el término discriminación cayó dentro de la vorágine de la que hablaba la vez pasada. Yo entiendo “discriminar” como un proceso con 2 etapas, la primera es diferenciar, que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s