Un paso adelante y corremos para atrás!

Nuestro sistema democrático y republicano es el mejor sistema de gobierno que se ha inventado, en ésto hay pocas discusiones y la mayoría estará de acuerdo: todos tenemos derecho a votar sobre quién va a dirigir nuestros destinos, y los distintos poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) deben controlarse los unos a los otros. Es cierto que muchos de nuestros países no son una democracia loable, que la gente muchas veces vota sin pensarlo o solo por obligación, y que se suele tratar de tirar por tierra a los principios republicanos. No obstante, insisto, son la mejor combinación disponible, las alternativas no son todas terribles, pero creo que ninguna es mejor.

El gran tema con esta forma de gobierno, y sus relaciones exteriores en particular, es que existen demasiados componentes en el gobierno, y el arduo trabajo de construcción de una imagen país puede ser tirada a tierra en segundos, por uno de dichos componentes. La diversidad que hacer fuerte a la democracia, también es su gran debilidad gubernamental.

Probablemente han escuchado hablar del escándalo que envolvió a la marina chilena el pasado 5 de febrero. Un escuadrón de marinos salió a hacer un entrenamiento por las calles de Viña del Mar (en la época en que está más llena) y lo hizo con los clásicos cantos a coro de los escuadrones militares. Hasta acá todo va bien, de hecho aporta color a un país donde las Fuerzas Armadas han hecho un enorme esfuerzo por reparar la imagen que existía de ellas al terminar el gobierno militar de Augusto Pinochet. En parte éste esfuerzo dio sus frutos, el ejercito chileno es visto como muy capacitado, envuelto en misiones de paz y serio. El problema se dio cuando el canto del mencionado escuadrón repitió la estrofa de “Argentinos mataré, bolivianos fusilaré, peruanos degollaré”, no solo ésta actitud xenófoga y antihumanitaria es ya deplorable de por sí, sino que además las relaciones entre Chile, Bolivia y Perú son siempre de carácter tenso.

En resumen: gran escándalo por un grupo de reclutas liderados por un poco-pensante que sigue apegado a una tradición arcaica de “somos fuertes porque odiamos al resto”, por supuesto que hubo repercusiones internacionales y que Argentina, Bolivia y Perú salieron al cruce. Pero hasta ese momento el problema era un grupo de marinos cantando (algo que se repite en otros países, como el grupo de la policía de la provincia argentina de Mendoza), y ésto simplemente debía ser sancionado internamente por la Marina Chilena; el gobierno, a su vez, salió a pedir las disculpas correspondientes. El problema democrático-republicano se da cuando el diputado de la coalición oficialista Gonzalo Arenas sale a defender los cánticos! Si, no hay confusión al respecto: sale a defenderlos.

El resultado es imaginable: el conflicto pasa de ser el canto de unos pocos suboficiales, a las declaraciones de un representante del pueblo chileno y miembro de su gobierno. Y como sabemos, las relaciones internacionales entre dos países vecinos demoran años en ser construidas, pero pueden ser tiradas abajo por un diputado en su cuenta de Twitter. Es cierto: ni los cantos de un grupito de marinos ni las declaraciones de un diputado van a destruir las relaciones entre dos países, pero ciertamente estas actitudes pesan mucho más que cualquier gesto en la dirección contraria.

Esa es la gran debilidad de nuestra democracia-republicana, ahora ¿es 100% culpa de la forma de gobierno? no, también es culpa del electorado que no se informa y no vota responsable y comprometidamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s