República o Monarquía, un debate al interior de cada uno!

Así es como parecieran vivirlo los holandeses, y utilizo acá el gentilicio para referirme a todas las provincias de los Países Bajos; un país con fuertes principios democráticos y republicanos (de hecho en el momento de la Guerra de los Ochenta Años, una gran parte del país era conocido como La República de las Siete Provincias), pero cuya forma de gobierno es la Monarquía Constitucional. Todo ésto sale a flote ahora debido a que la Reina Beatriz I (siguiendo la tradición de su madre y abuela) decidió abdicar al trono, en favor de su hijo Guillermo, quien se encuentra casado con la argentina Máxima Zorreguieta.

Lo anterior tuvo dos impactos (ninguno de ellos relacionado con la abdicación, algo que se veía venir en la monarca de casi 75 años). El primero fue en Europa, Guillermo Alejandro es el primero de su generación en acceder al trono; ésto debido, principalmente, a que los restantes monarcas son más bien reticentes a la abdicación y prefieren seguir hasta el final, haciendo que la sucesión caiga luego en príncipes ya avanzados en edad (la mayoría de ellos rondan los 50, es decir que si se rigiesen por las leyes de jubilación de sus países, pocos años les quedarían).

El segundo impacto, y el más interesante a los ojos de éste artículo, se dio en otros rincones del mundo, especialmente entre la sociedad, y tiene una larga tradición: Es muy difícil, para quienes fuimos educados en una democracia republicana, entender el concepto de una monarquía. No obstante, lo interesante es que en los últimos días me he dado cuenta de que ésto a veces también le genera problemas internos a los holandeses.

La saliente Reina Beatriz I cuenta con un enorme apoyo en su población, donde el 81% la ve con buenos ojos, y la esposa del futuro rey (aún no se define se ella será también coronada o no, aunque todo parece apuntar a que sí), es la más querida de la Casa Real; no obstante, muchos se encuentran atrapados dentro de ésta disyuntiva acerca de si se debiese seguir apoyando una institución que compite con la de Reino Unido por se la más cara de Europa, y que fue instaurada en parte por Napoleón; o si el Reino de los Países Bajos debiese abandonar la Monarquía Constitucional y transformarse de manera completa en una República.

He escuchado muchos argumentos a favor y en contra, desde el simple hecho de que no es un proceso democrático, hasta que se trata siempre de personas altamente preparadas y que hacen una excelente representación del país en el extranjero. Pero de todos los argumentos el que más me convenció fue un aparente “chiste” que se dicen entre los académicos holandeses y que consiste en aclarar que si se aboliese la monarquía y se llamase a elecciones, la Reina ganaría por un margen enorme, y con eso en mente es mucho más fácil ahorrarse las elecciones (supongo yo).

En cualquier caso es muy interesante observar la reacción de rechazo que la monarquía genera en los países de arraigada tradición republicana (como los latinoamericanos) y cómo genera conflictos internos en los holandeses al tener que definirse si están a favor o en contra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s