Periodismo irresponsable y centralista

Si hay una lucha enraizada en la Argentina actual es la que se da entre la presidente de la Nación y los grandes conglomerados multimedia, en especial el Grupo Clarín. Como en cualquier lucha mediática, es de esperar que la información se omita, se tergiverse y se manipule para el mejor uso de cada una de las partes. Entiéndaseme bien: no es que aquello sea correcto, se trata de un lamentable hecho dado. La preocupación pasa por otros temas.

Pero primero hay algo central en la dinámica informativa: dependemos de los medios de comunicación, nuestra capacidad de informarnos fuera de ellos está limitada a nuestro entorno físico próximo y nuestros contactos personales, pero para todo lo que ocurre más allá de esta frontera de alcance personal, dependemos de los medios. Es cierto que gracias a recursos informáticos como el RSS y aplicaciones como Flipboard actualmente uno puede transitar de la mass-media a la my-media, no obstante, seguimos dependiendo de la información producida por otra persona, la cual no conocemos. Es por esto que los medios de comunicación deben ser responsables para con el lector, quien a su vez debe exigirles dicha responsabilidad.

Irresponsabilidad: lo ocurrido con Ricardo Darín en Argentina (donde un medio de prensa publicó declaraciones del actor que atacaban a la presidente -quien no demoró en reaccionar– y que luego fueron desmentidas por Darín, demostrando que estaban fuera de contexto) no es un caso aislado en el periodismo, y no solo en el argentino. El año pasado en Chile ocurrió un caso similar, donde un medio televisivo transmitió una entrevista en la que una mujer hablaba en tono discriminatorio sobre su empleada doméstica; la mujer sufrió una condena social explosiva y amenazas, para que luego el canal televisivo tenga que salir a pedir disculpas, mostrando cómo se habían descontextualizado los dichos de Inés Pérez a través de una maliciosa edición de la entrevista. Este tipo de irresponsabilidad es sumamente grave, no solo para la persona que sufre el descrédito, sino también para la sociedad en su conjunto, la cual genera juicios de realidad y de valor, basados en información intencionalmente errónea.

Centralismo: Esta es otra característica marcada de los medios de comunicación, los cuales, en su mayoría, cuentan con su sede en la capital del país. El caso esta vez es compartido entre Argentina y Chile. El pasado 11 de enero, en la Provincia de San Juan, se firmó el acuerdo para la licitación del túnel internacional Agua Negra, el cual comunicará a la mencionada provincia argentina con la Región de Coquimbo en Chile, permitiendo así la creación de un corredor bi-oceánico que parta desde Brasil, pase por Uruguay y Argentina y desemboque, a través de Chile, en el Pacífico. El acuerdo es el resultado de un arduo trabajo de negociación de más de 10 años… no fue siquiera mencionado por los principales medios argentinos (Clarín y La Nación) ni chilenos (El Mercurio y La Tercera). El mensaje es claro respecto de la importancia de las noticias: no solo tienen prioridad las notas de farándula, deporte y baja política (como el caso Darín), sino que si ocurren fuera de la capital del país, los principales medios no las van a registrar.

Anuncios

Un comentario el “Periodismo irresponsable y centralista

  1. […] esto pasa en la mayor parte de los países es evidente. Mariano Álvarez, en su post Periodismo irresponsable y centralista, cuenta un caso compartido por Argentina y Chile. En la Provincia de San Juan, tras 10 años de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s