Los costos de la democracia

El otro día leí una noticia en The Guardian en la que explicaban cómo Zimbabwe no iba a poder realizar todas las consultas democráticas necesarias el año que viene, debido a que el costo de las elecciones era demasiado alto (presidenciales + referéndum 219 millones de dólares, a lo que debían sumarse otras consultas menores que se van a dejar de lado). Es cierto que el costo es mayor en otros países (las recientes elecciones en los Estados Unidos implicaron una erogación de más de 6 mil millones de dólares (campaña + elección), pero también es cierto que el tamaño de las economías no es el mismo.

La democracias es cara pero vale pagarla, ahora ¿es necesario pagar tanto?

Esa es la verdadera pregunta. Recuerdo haber estado en un seminario de voto electrónico en la Universidad Católica Argentina, allá por 2003 ó 2004. El debate era intenso debido a que el país tiene una historia donde los fraudes electorales no han estado ausentes, y se argumentaba que existen maneras de identificar al votante o de introducir un virus en el programa, entre otras cosas. Lo cierto es que el defensor del eVoto respondía desde el banquillo del acusado con un argumento bastante sólido a mi juicio: el voto electrónico no es otra cosa que el camión moderno. Explico: él sostenía que así como el camión reemplazó a la carreta para transportar las urnas, y así como las urnas de cartón reemplazaron a las de madera, el voto electrónico reemplaza al de papel. No es otra cosa que un medio más eficiente, y tiene que ser visto como tal.

Su idea me quedó dando vueltas, no sé si me convence del todo, pero si me queda claro algo: el debate sobre el eVoto no tiene que estar dado sobre su concepción sino sobre su implementación. Esto es algo clásico en las Políticas Públicas, muchas veces se atacan las ideas por problemas que tienen que ver son su implementación y no con la idea en sí. El voto electrónico es más simple, ahorra tiempo y dinero (a la larga), evita problemas de contabilidad y reduce los votos impugnados, si estamos de acuerdo en ésto, entonces quiere decir que queremos el eVoto y nuestro problema es como implementarlo, ahí debe centrarse la discución.

El año pasado durante las elecciones a intendentes y gobernador en Chubut, el escrutinio fue desastroso, un papelón político de tal magnitud que sacudió las estanterías e hizo al Gobierno reconsiderar el voto electrónico e implementarlo en Salta como prueba. Estoy seguro de que no va a ser un camino libre de obstáculos, pero sí de que es sobre ellos que debemos centrar la discusión, y no perder el norte: elecciones más transparentes, expeditas y económicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s