Técnicos e Irrealidad

Disculpen la falta de continuidad en éstos días, pero tuve que preparar un viaje, en el que estoy ahora, y esto me ha quitado gran parte del tiempo. No obstante, me devolvió un sentido muy importante sobre el trabajo que hago y, de forma más abstracta, que se debe hacer cuando se trabaja en la formulación y análisis de políticas públicas.

Bien, cuando me dijeron que teníamos que viajar a San José (Costa Rica) para un seminario, y luego a Tegucigalpa (Honduras) para dar un curso, una de las primeras cosas que miré fue que el cronograma de vuelos me dieran algún margen para conocer; y la primera respuesta a mi pregunta fue “¿para qué, son zonas bastante feas y pobres?”… algunos ya divisarán mi respuestas: “¿y? yo quiero, necesito, conocer para quienes trabajo”.

Cuando se trabaja para generar un conocimiento para los gobiernos de una región (América Latina en mi caso) no se lo puede hacer desde una cómoda oficina, en un muy lindo edificio, en una capital con pocos problemas.

Y este es un gran problema de los técnicos, que muchas veces por priorizar productividad, tiempo de trabajo, u otras razones, se olvidan de conocer las realidades para las que estudian, y ciertamente no es lo mismo Petrópolis (Brasil) que El Salvador.

¿Cuál es el punto de escribir cómo se tienen que hacer las cosas, si uno no sabe cómo se hacen? Esto quizás suena un poco al debate versus el paradigma institucionalista, al que se le reprochaba el mirar demasiado la formalidad de los procesos y no la realidad de éstos; y probablemente se le parezca mucho! Si nos dedicamos a formular políticas públicas, y a analizarlas desde la mera institucionalidad, nuestro trabajo va a ser inútil.

A ésto ha de sumársele la falta de incentivos, porque si desconocemos las condiciones en que viven la mayoría de las personas para las que trabajamos, nunca vamos a tener en claro la urgencia e importancia de nuestro trabajo.

Anuncios

Un comentario el “Técnicos e Irrealidad

  1. Estimado Mariano,
    justo en estos días escribí en mi blog, sobre la paradoja de la rana hervida que a muy grandes rasgos va por la linea de lo que hablás. La realidad (real) no es lo que creemos nosotros por nuestra realidad y en eso yace un gran problema de percepción que se retroalimenta grupalmente…

    Bueno, luego lo conversamos.
    abrazo
    Andres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s